La tecnología: fuente de expansión y aislamiento a la vez.



La tecnología nos trajo el mundo a nuestra casa. Hoy no existen lugar que no podamos conocer, no existe persona que no podamos contactar, no existe inquietud que no podamos desarrollar, y todo está a un click de distancia.

 

Yo soy una agradecida por ello porque me ha llevado a cumplir sueños e inquietudes que de otra manera no lo podría haber logrado, sin embargo, hay algo que siempre tengo presente, y es que la tecnología me mantiene en mi área de confort, y solo llena parte de mis sentidos, y si me quedo en

ese espacio, si no los uso, el resto se comienza a atrofiar. Pierdo la posibilidad de respirar aromas, de tocar y acariciar, de salir de mi área de confort y enfrentar un desafío personal. Es por eso que cada vez que voy a tomar la decisión, de destinar mi tiempo a hacer algo a través de la pantalla, antes me pregunto: “Está es la única manera que tengo de conseguirlo?”. No me gusta perder la magia de que todos mis sentidos estén involucrados en la experiencia por enfrentar el miedo a lo desconocido.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo